octubre 4, 2022

Diseñar una casa o una estructura para una persona con discapacidad visual da como resultado una arquitectura sorprendente, incluso mejor que nuestros diseños estándar. Esto se debe a que se analizan en profundidad y se atienden factores y necesidades complejas. Para una persona con cierta discapacidad, los demás sentidos se exageran y tienden a guiarla colectivamente por el espacio o la vida en general.

El sentido del tacto, el oído y el olfato para una persona con discapacidad visual le permitirían entender y visualizar un espacio de forma diferente. Teniendo en cuenta estos factores, el diseño y los conceptos deben ser tales que apelen a todos los sentidos y proporcionen una sensación de comodidad y facilidad para que una persona con discapacidad visual pueda maniobrar por una estructura.

Aunque hay que tener en cuenta un sinfín de posibilidades y factores a la hora de diseñar un espacio para una persona con baja visión, he aquí una lista de 10 cosas que seguramente permitirán a un arquitecto diseñar con éxito para los ciegos:

1. Menos barreras

Para una persona con imparcialidad visual, un espacio con un denso conjunto de paredes o barreras puede ser peligroso. Aunque la persona esté acostumbrada a la distribución y planificación, sería mejor que el espacio tuviera menos paredes y «obstáculos». A la hora de diseñar, se pueden considerar alternativas a las paredes estándar, como muros bajos, elementos de mobiliario o la creación de aberturas dentro de las paredes, lo que hará que el espacio sea más accesible.

2. Way-finding

¿Qué es la orientación? «Wayfinding se refiere a los sistemas de información que guían a las personas por un entorno físico y mejoran su comprensión y experiencia del espacio».

Aunque el wayfinding es muy necesario para que una persona con discapacidad visual se guíe por el espacio, es tarea del arquitecto crear diseños que inculquen esta característica. Puede hacerse utilizando diferentes materiales en el suelo y creando un patrón para guiar a la gente o utilizando fragancias para guiar el camino o incorporando materiales táctiles para crear un camino.

3. Un diseño universal

El diseño universal es aquel al que pueden acceder sin esfuerzo personas con una amplia gama de capacidades, incluidas las que tienen una visión limitada o una completa imparcialidad visual. El objetivo es crear un diseño que sea «universal» y «accesible» para todos. La Ley de Discapacidades reconoce estas formas de discapacidad y asegura una ley que define un conjunto de directrices que asegura que un espacio es inclusivo de todos estos conceptos y necesidades.

4. Materiales táctiles

Dado que una persona con poca capacidad visual no puede ver los materiales de un espacio, los materiales táctiles o que fomentan el sentido del tacto para percibirlos, hacen maravillas en una estructura a la que acceden personas ciegas. Una variedad de texturas, como el piso táctil para ciegos y la de una superficie de piedra frente a un muro de hormigón texturizado, puede crear un impacto significativo para que una persona con discapacidad visual experimente un espacio. La combinación de estos materiales y texturas crea un sistema de orientación y permite a la persona diferenciar los espacios.

5. Tratamientos acústicos

Los ruidos excesivos o los sonidos fuertes pueden incomodar a una persona con discapacidad visual, que depende en gran medida de su capacidad auditiva. Mientras se desplaza por el espacio, una persona ciega se guiará por los sonidos que le rodean y, por tanto, los tratamientos acústicos de las paredes y otras superficies son de vital importancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.